JUAN VILAPLANA SOUSA

ADMINISTRADOR DEL MARQUES DE DOS AGUAS EN ONIL
NACIO EN 1850 EN ONIL.
DESDE 1887 HASTA 1909 FUE ALCALDE Y CONCEJAL EN VARIAS LEGISLATURAS.
1908 DEJA EL CARGO DE ADMINISTRADOR DEL MARQUES.

viernes, 10 de septiembre de 2010

ABU ZAYD REY MORO DE VALENCIA


ABU ZAYD REY MORO DE VALENCIA


Abú Zayd o Abuceit, es uno de los personajes clave de la conquista del Reino de Valencia. El ultimo señor almohade de Valencia era biznieto del califa bereber Abd-al-Mucmin, portador, pues, de sangre real. De porte majestuoso, Abuy Zayd, natural de Baeza, se habia iniciado en las tareas politicas de la mano de su sobrino, el califa Yusuf II, que lo nombró gobernador de Valencia.

La posición de Abú Zayd en Valencia pronto se tornó complicada. El descontento de la población a causa de la corrupción del poder local y las constantes amenazas que provenían, tanto del norte cristiano (Aragón y Castilla) como del sur musulman (Murcia y Denia) extendierón aún más la impopularidad de los almohades entre los ciudadanos. Uno de los mas firmes aliados de Abu Zayd en esta época de convulsión fué el noble Blasco de Alagón, desnaturalizado del Reino de Aragón, que residia en la ciudad del Turia, acomodado en el mismo palacio del gobernador.

Tras la muerte del califa Yusuf II, la descomposición politica se agravó y con esta la soledad de Abuy Zayd que se vió obligado a buscar la protección de Fernando III, el rey santo de Castilla. Las cosechas arruinadas por una plaga de langostas y la falta de alimentos alentó la rebelión de la población y la llegada a Valencia desde Onda, de Zayyan Ibn Mardanis descendiente del rey Lobo, capitaneando el derrocamiento de Abu Zayd, que tiene que abandonar la ciudad con su sequito y su familia en 1229 camino de Segorbe (Castellón), uno de los pocos territorios seguros donde se puede instalar.

Para salvarse de las amenazas de Zayyan y con el deseo oculto de recuperar la ciudad de Valencia, pacta con Jaime I en 1229, en la ciudad de Calatayud, la ayuda militar y el vasallaje, así como la rendición de una serie de castillos imprescindibles para la conquista de Valencia. Abu Zayd se convertiría al cristianismo y colaboraría estrechamente en la reconquista del Reino. Jaime I lo recompensó con diversas propiedades (Ibi, Castalla, Onil, Tibi entre otras) y sus descendientes se emparentaron con la nobleza cristiana. Abú Zayd debió de fallecer entre 1265 y 1270.

La conversión al cristianismo de Abu Zayd no ha estado exenta de relatos tradicionales. Uno lo asocian al milagro de la Cruz de Caravaca, que parece fué presenciado por el mismo Abú Zayd. Otros lo ligan a la muerte de dos misioneros franciscanos, fray Juan y fray Pedro que llegarón a la ciudad de Valencia en 1226 con la intención de predicar el evangelio entre los musulmanes. Esta tarea, absolutamente arriesgada en aquellos tiempos, llegó a oidos de Abú Zayd, por entonces gobernador de Valencia, que no dudó en torturarlos y ordenar personalmente la ejecución de los monjes por decapitación. Los religiosos no titubearon en ofrecer su vida para la conversión al cristianismo del principe almohade, prediciendo además su derrocamiento. Su martirio tuvó lugar el 29 de agosto de 1229, fiesta de la degollación de San Juan Bautista. Abu Zayd acabaría tomando el nombre cristiano de Vicente y su palació acabó convertido en convento franciscano.

Texto: Jose Maria Villagrasa Sebastian. Rutas de Jaime I. Las Provincias.