JUAN VILAPLANA SOUSA

ADMINISTRADOR DEL MARQUES DE DOS AGUAS EN ONIL
NACIO EN 1850 EN ONIL.
DESDE 1887 HASTA 1909 FUE ALCALDE Y CONCEJAL EN VARIAS LEGISLATURAS.
1908 DEJA EL CARGO DE ADMINISTRADOR DEL MARQUES.

viernes, 18 de abril de 2014

Peste de la gripe 1918.


En 1918 se produjo la epidemia de la gripe, que fue llamada “ la cucaracha”. Fue una epidemia que vino de Europa y a España a través de Francia.
En Onil sobre el 24 de octubre al 25 de noviembre en Onil fallecieron 58 personas en una población que no llegaba a los 3.000 habitantes. El 7 de noviembre fallecían los siguientes. Josefa Alexandre Domenech, Josefa Berbegal Verdú, Consuelo Vicent Bravo, Antonio Pérez Leal, Presbiterio ( Capellán del Convento), José Juan García y Antonio Mira Paya. Ese mismo día 7, se trajo a la Virgen al pueblo en procesión de rogativa, con gran fervor y devoción, acudieron todos los que estaban buenos, el Cura Párroco Don Vicente Mas Pico y como Alcalde Don José Tortosa Mira.
La Virgen fue paseada por todo el pueblo cantando letanía de los Santos y acompañada por muchos sollozos y lagrimas porque en casi todas las familias se había producido alguna defunción  o se hallaba alguien en cama.
Nuestra Virgen fue colocada en el Alta Mayor de la Parroquia sobre sus andas y se empezó la novena en su honor y a partir de ese día fueron menos los atacados y las defunciones, pues el último que falleció el 25 de noviembre fue Francisco Juan Rico, natural de Castalla y vecino de Onil, que vivía en la calle San Cristóbal.
Los días 28 al 30 se celebro el Triduo a  Nuestro Señor Robat y el domingo siguiente, después de una gran función religiosa en acción de gracias y cantar TEDEUM por la tarde y con una gran procesión, ya con música  y gran alegría por haber superado aquella calamidad, fue devuelta la imagen a su Ermitorio, demostrando una vez más la Virgen de la Salud, la protección y el  cariño maternal que le profesa este su pueblo, y por eso nosotros le cantamos en los gozos.

Sois de Onil alba serena.
Sois consuela del paciente.
Sois salud del doliente.
Sois quien las gracias ordenas.
Sois alivio en toda pena.
Y sois gozo en todo duelo.
Dadnos vuestra gran virtud.
Y en toda aflicción consuelo.

Esta epidemia fue de tal magnitud que cerraron las escuelas y universidades del país que hasta mediados de enero del 1919 no volvieron abrir.

Texto de Pascual Sempere Sanchis.
Datos para la historia. Año 1979 en el libro de fiestas.