JUAN VILAPLANA SOUSA

ADMINISTRADOR DEL MARQUES DE DOS AGUAS EN ONIL
NACIO EN 1850 EN ONIL.
DESDE 1887 HASTA 1909 FUE ALCALDE Y CONCEJAL EN VARIAS LEGISLATURAS.
1908 DEJA EL CARGO DE ADMINISTRADOR DEL MARQUES.

sábado, 12 de abril de 2014

La alfarería.


En el programa de fiestas 1948 año del III Centenario en  un articulo llamado, “Pujante desarrollo de las industrias de Onil“. Nos habla sobre la alfarería de Onil.

Alfarería de Virgilio en la calle Tejar año 1945.

El arte de trabajar la arcilla en España es remoto y aquellos alfareros andaluces marcaron en la prehistoria de nuestra Patria, un arte y especialización: el vaso hispánico. Industria milenaria que hoy aún conserva nuestra Patria como herencia de aquellos primeros pobladores de nuestro suelo, con aquella pureza y delicadeza de este arte maravilloso.
La provincia de Alicante, esplendida en arcillas plásticas, es una gran productora de estos manufacturados, con caracterizas delimitadas  según las clases de estas  arcillas. Nuestro pueblo, abundante en arcilla figulina, ha sido desde el siglo XIV un centro importante y desde entonces el torno del alfarero, no ha cesado de girar, movido por el pie rítmico y suave del artista que, con una media caña, un hilo y su vista desarrollada enormemente crea esas maravillas de barro. 
Pero esta industria tan primitiva, en esencia, no ha variado mucho en cuanto a la forma de trabajar; - ya que la ciencia aun no ha encontrado una maquina que pueda sustituir al artista; - pero ha variado enormemente en la índole de sus fabricados que, abandonando aquellos útiles que el ama de casa tanto aprecia, ha enfocado sus miras hacia el material de construcción de agua y la producción de tuberías y accesorios, ocupa la mayor parte del personal que deja de tener con esto aquel encanto poético de nuestros viejos alfareros.
Pero junto a la moderna maquinaria que hace el tubo, esta el torno milenario, para acabarlo y con una completa conjunción entre la Prehistoria y el siglo XX, lanzan al mercado más de 500.000 tubos y accesorios, además de los útiles objetos caseros, en un régimen de producción y ventas admirables y dignos de elogio.

PD. En nuestros días las alfarerías son recuerdos, quedan algunas estancias deterioradas con el paso de los años. Por aquellos lejanos años en nuestra memoria siguen estando, la alfarería de Panoli, Virgilio, Manchego, Borrasca, Perita y Pepay. Este noble arte del oficio de alfarero se ha perdido totalmente en nuestro pueblo.

Calle que lleva el nombre en honor a los alfareros.