JUAN VILAPLANA SOUSA

ADMINISTRADOR DEL MARQUES DE DOS AGUAS EN ONIL
NACIO EN 1850 EN ONIL.
DESDE 1887 HASTA 1909 FUE ALCALDE Y CONCEJAL EN VARIAS LEGISLATURAS.
1908 DEJA EL CARGO DE ADMINISTRADOR DEL MARQUES.

domingo, 20 de junio de 2010

Comunicaciones y arrieros en S. XIX.


Onil fue un pueblo que sus habitantes trabajaron de arrieros con la droguería, las abundantes plantas que nuestra montaña de la Sierra de Mariola que ofrecía, con sus carros transportaron hierbas medicinales por todo el Reino Español.
El Romero, la Manzanilla, Salvia, Flor de Malva, Arnica, Rabo de Gat, quizás la Pebrella, Tomillo, Poleo, el falso Poleo, Cantaueso, Marrubio, Clavel de monte, Gladiolo silvestre, Linaria entre otras plantas que fueron parte de importante en las boticas por aquellos años del 1845.

Como era la comunicación en nuestra provincia, en nuestra comarca. En las publicaciones geográficas de Pascual Madoz respecto a la provincia de Alicante sobre todo a nuestra comarca y comarcas colindantes. «Los caminos que conducen á los pueblos confinantes, son carreteros,
á excepción del que se dirige á Bañeres y Jijona, que son
de herradura; este último es muy escabroso y expuesto, no así los
demás, cuyo estado es regular...»

La principal carretera de la provincia era la que tenía su origen en Alicante, llegaba a Monforte (con portazgo), pasaba por Elda y Sax, dividiéndose en dos ramales, uno hacia Yecla y el otro a Villena (con portazgo) donde confluían con el camino de Madrid a Valencia
También existía el camino carretero de Alicante a Elche, Albatera y Orihuela hacia Murcia; el camino carretero de Alicante a Valencia por Alcoy; el camino de Alicante que empalmaba con la carretera general de Madrid; el que iba a Villena por Biar, y el otro se dirigía a Onil hasta Alcoy, llegaba a Concentaina y salía de la provincia por el puerto de Albaida.
Nos dice que Ibi posee buena venta, que a Alcoy a parte de este camino, entra otro por Polop. Caminos que pueden transitar carros, no obstante en la Prov de Alicante comenta sus caminos son de calzada regular, son muchos de herradura y que ofrecen bastantes mucha dificultad en el transito.
Madoz sigue comentando, en Onil se dedican en preferencia al ejercicio de los traficantes y arrieros, cruzando toda la península en todas direcciones para expender mercancías indígenas y coloniales, sobre todo genero de droguería en lo que son bastantes inteligentes. Este estudioso de la geografía de España y Ultramar destaca la inteligencia de nuestros antepasados a la hora de trabajar en busca de nuevas perspectivas y la valentía.
Hay un dicho muy popular que dice “ a robar al estreig roig” antiguamente los carros por aquellos años del 1845 cuando bajaban a Alicante siempre iban bastantes carros juntos, pues al llegar a la zona conocida por el “ estreig roig” los malhechores y forajidos muchas veces cuando iban solos los robaban.
En el año 1915 el Molino Harinero de Onil pertenecía al empresario Eduardo Juan Sempere y su esposa Agustina, mi abuelo con el carro iba por todos los caminos repartiendo harina por las casas de campo de toda la comarca y pueblos alrededores, este era como una diligencia que tapaba todo el cargamento harinero, con una lona que también con un toldo tapaba a él que iba sentado delante para cuando los días duros de lluvia estar resguardado y la lona llegaba hasta los lomos de los burros, estando un poco protegidos, el carro llevaba un farol detrás y otro delante para ser visto de noche.

Los arrieros de Ibi se dedicaban a transportar hielo para abastecer las heladerías que sus pozos almacenaban la nieve invernal.
Esta comarca sus moradores eran conocedores del transporte de arrieros en aquella España del siglo XIX. De donde partían para todas partes con sus carros en una economía basada en nuestros montes. También nuestros arrieros llevarían por todas las zonas uno de nuestros tesoros las olivas del cuquillo en que harían las delicias de los paladares, como el transporte de nuestra alfarería a otros lugares, en aquellos años.
Madoz también hace referencia que en Onil hay una fabrica completa de paños, en Tibi cinco de papel y multitud de molinos harineros y de aceite…en esta part la agricultura cuyo estado nada deja que desear, algunos se dedican a la fabricación de lienzos ordinarios, vidriados y objetos de alfarería.
Los arrieros la mayoría eran vendedores de sus productos que pasaban gran parte fuera de Onil, los había que estaban por la provincia y cercanías, otros como dice Madoz recorrían los caminos de España.
Distribución de la población activa, según Padrón de 1796 Floridiblanca en el libro Notas Históricas II Volumen 1 de Ramón Sempere en Onil había 88 arrieros.